.

.

Cuéntanos como vives la Semana Santa a través de Twitter #ssantaosuna17

martes, 8 de marzo de 2011

¡¡¡QUIETO TODO EL MUNDO!!! ESTAMOS EN CUARESMA


La cuaresma vuelve un año más, muchos pensaran que es el tiempo de los cultos y funciones principales de las hermandades de penitencia, pero lo cierto es que estos cuarenta días que empiezan el día nueve de marzo es la preparación de nuestra alma para la semana santa. Son cuarenta días de ayuno y abstinencia, de ser mas piadosos, de buscar una profundidad espiritual, de lucha contra aquello que nos aleja de Dios, en definitiva es un tiempo de encuentro con el Señor, como el mismo Cristo hizo en el desierto.
En otros tiempos la cuaresma estaba muy ligada al carnaval, en aquella época en la que la religiosidad “aparentemente” estaba a flor de piel. Antes de cuaresma había tres días de carnaval, cuya función no era otra mas que la de dejar a la persona tan cansado de fiesta que durante la cuaresma no se le apeteciese divertirse. Así mismamente se quitaban la careta del carnaval, para ponerse la otra careta, de afligido, dolorido, blanquecino por el ayuno… simplemente pura apariencia, ¿eran ellos diferentes a nosotros? No. En estos días seguimos actuando igual, pero eso si, con más disimulo, aplicando otro pasaje evangélico “que no sepa tu mano derecha lo que hace tu izquierda”. Al hilo de esto, el evangelio del primer domingo de cuaresma nos muestra las tentaciones del maligno y como Cristo no se dejo tentar. Es un ejemplo de cómo actuar ante esas tentaciones que cada día nos asedian y además tan fáciles, tan a nuestra mano, con esa auto pregunta de ¿y quien se va a enterar?, es el pecado que entra en nosotros como un gusano en una manzana, pero si no podemos eliminar ese gusano, la manzana estará agujereada y se desechara. De manzanas los cristianos sabemos un poco, ya que fue otra tentación del maligno quien hizo someter a la humanidad al pecado, pero claro, Eva no se imaginaria que aquella manzana le podría costar tan caro.
No nos preocupemos tanto, que tan solo son cuarenta días, contando que volveremos a poder ser libres de nuevo el dieciséis de abril, pero seguidamente llega la semana santa, y claro esta que es el tiempo mas fuerte del año, por lo que tendremos que demostrar toda esa espiritualidad que hemos forjado en cuaresma. Una vez pasen estas fechas ya es tiempo de cambiarnos de careta y de disfraz otra vez, de la cara compungida a la sonriente, del traje de nazareno por el de corto, que ya esta aquí la romería, la feria, las vacaciones de verano… todas esas fiestas no son el motor de nuestras vidas, por ejemplo, la Magdalena busco la vida y la libertad y solo la encontró en Cristo, gracias a que el se hace el encontradizo con los alejados, así que llegamos a la conclusión como diría Cristo que: “no solo de pan vive el hombre”.

José Luis López Reyes