.

.

Cuéntanos como vives la Semana Santa a través de Twitter #ssantaosuna17

viernes, 15 de abril de 2011

Hoy, Viernes de Dolores.

El viernes de dolores parece que se incorpora poco a poco a la Semana Santa. Sin ir muy lejos en Sevilla hay procesiones en este día en el que se conmemora los dolores/sufrimientos de la Madre de nuestro Señor. El dos de febrero (Día de la presentación del Señor), nos da un adelanto sobre todo lo que tendrá que pasar María, cuando el viejo Simeón le dice: “Y a ti una espada te atravesara el alma”. Por esta frase muchas imágenes que veremos a lo largo de esta santa semana aparecerán en sus manos un corazón y este atravesado por espadas o por una espada.
Es curioso que el preludio a la pasión de Cristo, comience con los dolores de su Madre, figura que a pesar del peligro que corría no se aparto de su hijo. Muy probablemente ella sufriría mas todos aquellos golpes, blasfemias… que toda aquella multitud decía contra el Salvador del mundo. María supo estar a la altura de las circunstancias desde el momento de su concepción hasta ese momento terrible de poner el cuerpo muerto sobre aquella fría losa del sepulcro. Fue ella la primera en llorar amargamente con su hijo en su regazo como cuando era pequeño y lo acunaba, ¿Cuántos recuerdos se le pasarían por la mente? Pero el ser humano una vez mas se perdió en sus “políticamente correctas formas” y en ser mas que el propio Dios, por eso como Adán y Eva en el paraíso lo retaron, pero no contaban que hasta con su actitud nos dejaba un legado para la meditación y el crecimiento personal. Con su muerte nos salvo del pecado, nos dio una vida nueva, otra oportunidad para empezar de nuevo con un paso firme junto a Dios.
Hoy día, dos milenios después hay personas que no se acongojan con el sufrimiento de Jesús de Nazaret, no creen en su mensaje de amor y de esperanza, se vanaglorian en su ateismo, por eso las bodas por lo civil, los entierros son directamente con unas palabritas de sus familiares, quieren tener bautizos civiles e incluso se rumorea una procesión atea para esta Semana Santa en Madrid. Cuando el hombre no tiene a Dios en su vida quiere encontrarlo por otros lados por eso intentan imitar una vida cristiana pero sin cristo. Esta cuaresma nos ha preparado para este momento de dolor compartido y de alegría plena cuando el próximo Domingo celebremos la Resurrección de Cristo. No nos quedemos en el paso, en su canastilla, en su cortejo o sus estrenos, eso es lo de menos lo importante es lo que representa y lo que mueve en nuestros corazones. Un pequeño niño de Nazaret, se convierte en el rey de reyes, en el Mesías esperado, ¿Sabría Cristo lo que se armaría en su nombre después de su muerte?