.

.

Cuéntanos como vives la Semana Santa a través de Twitter #ssantaosuna17

martes, 29 de marzo de 2016

Madrugá

MORADO NAZARENO Y ROJO SERVITA

Al alba, cuando empiezan a despuntar los primeros rayos de sol se ponía en la calle el Señor de Osuna, comenzando así una nueva  y emotiva madrugada en nuestro pueblo. Jesús Nazareno con túnica morada lisa y pisando un calvario de claveles rojos se fue abriendo paso entre la multitud de ursaonenses, forasteros y emigrantes venidos de muchos rincones de España, que no quisieron perderse la salida procesional desde los cantillos de la Victoria, y así, a sones de la Agrupación Musical María Santisima de la Encarnación, el cortejo del Nazareno fue discurriendo Carrera arriba buscando el templo mayor de Osuna.

A continuación y con el cántico de los gorriones realizaba su salida procesional Nuestra Madre y Señora de los Dolores con la ya tradicional marcha Madrugá interpretada por la Banda de Música Villa de Osuna, como novedad la imagen de la Virgen presentaba una curiosa estampa al lucir un manto de terciopelo azul oscuro, la cual nos retrotraía a épocas pasadas, debido a la restauración de su manto de salida en los talleres de Elena Caro.

Avanzaba una soleada y multitudinaria mañana en la que el pueblo de Osuna dió buena cuenta de su fe y devoción, pues en todo momento Jesús Nazareno se vió arropado por sus devotos, que aún consternados por el triste acontecimiento de la agresión sufrida a la imagen de Nuestro Padre, demostraron  de esta forma su mas enérgico apoyo, siendo el foco de todas las miradas y oraciones el bendito rostro de Jesús que lucía casi intacto.
De nuevo la saeta de Evaristo Cuevas fue protagonista en la subida del cortejo por Luis de Molina, donde cada año se congregan más y más devotos de Jesús y de la Virgen para no perderse esa chicotá eterna hasta el Gólgota de Osuna.
Es de destacar el paso de ambas cofradías por calle Sevilla y calle San Pedro, donde en esta última se pudieron escuchar marchas como El andar de mi Señor tras el paso del Nazareno o una marcha poco interpretada en Osuna como es Corpus Christi tras la Virgen de los Dolores. 

En torno a las dos de la tarde se ponía fin a una intensa jornada en la madrugada de nuestro pueblo que una vez más se echó a las calles para demostrar su sentir y fervor a Cristo y María, como sólo sabe hacerlo el pueblo de Osuna.
"Una mirada a nuestra Semana Mayor" www.vozcofradeosuna.com