.

.

Cuéntanos como vives la Semana Santa a través de Twitter #ssantaosuna17

lunes, 23 de mayo de 2016

Glorias

UN CAMINO PARA LA HISTORIA
¡Viva la Virgen del Rocío!
En la mañana del día 6 de mayo, cuando los cohetes subían al cielo y tronaban al compás de las campanas en los cantillos del convento de los PP. Carmelitas, la hermandad del Rocío de Osuna se disponía a realizar otro año más, la Santa Misa de Romero en la Iglesia de Ntra. Sra. y Madre del Carmen.
¡Viva esa Blanca Paloma!
Un emotivo momento cuando el coro Rociero Ahava, entonaba la salve que siempre acompaña a dicha hermandad, una salve que terminaba con los vivas del actualmente capellán de la hermandad, Fray Manuel Jurado Perea. Seguidamente peregrinos y rocieros hermanos, acompañaban a la carreta que portaba el bendito Simpecado y su divino chiquillo. 
 ¡Viva su pastor Divino!

Llegada la hermandad al polígono de las Vegas, el capellán de la misma, realizaba la oración del Ángelus para seguidamente emprender su camino en búsqueda de la Stma. Virgen del Rocío.
¡Viva la Reina de las Marismas!
Y después de 7 días de camino, donde la lluvia y el frío tuvieron lugar y gran repercusión en este año 2016, la hermandad llegó a la Aldea. Fue el primer día que el agua dio una tregua desde que Osuna saliera. La hermandad llegaba al medio día a la carpa que acoge a todos los integrantes que acompañan a Osuna, en busca de la Divina Pastora. Para seguidamente hacer la presentación del Simpecado en su carreta ante las plantas de nuestra madre la Virgen del Rocío, que se encontraba tras las rejas ya en sus andas. 
¡Viva la hermandad de Osuna!
Era domingo, domingo en el que los integrantes que acompañan a la hermandad de Osuna aprovechan para visitar la ermita de la reina de las marismas, y ese pequeño rinconcito, donde en forma de ofrenda , miles de plegarias se convierten en la luz que provoca la llama de una vela.
¡Viva la patrona de Almonte!
En la noche del domingo, las 117 hermandades filiales a la hermandad Matriz se disponían a participar en el rezo del Santo Rosario. La tensión se palpaba en el ambiente, cada vez más iba aumentando los nervios de los rocieros allí reunidos. Y pasadas las 3:00h de la madrugada el pueblo de Almonte saltaba la reja en busca de su bendita madre, la Virgen del Rocío.
¡Y que Viva la Madre de Dios!
Y llegó... ¡Que se pare el tiempo! ¡Que la virgen está delante del Simpecado de Osuna!­­ ¡Que ya llegó ese bendito momento! Osuna le rezaba una salve, el Padre Jurado le daba los vivas, le pedía por los pobres, los enfermos, y los necesitado que sufren en la vida. ¡Que no se termine este momento!, Osuna le estaba rezando, Osuna se estaba despidiendo, Osuna le daba las gracias a la señora, por otro año más de camino.
Y terminó... todo terminó, ya la hermandad de Osuna a su templo regresó, los rocieros se fundían en sinceros abrazos que se daban entre ellos. Y la salve dejó de sonar, y los vivas terminaron. La carreta desierta de alegría, esperanza y belleza se llevaron. El simpecado en el Carmen vuelve a estar, con su divino pastorcito acompañándolo, y solo nos queda la cuenta atrás de un completo año esperando, para volver a pisar caminos de arenas, pinos y veredas.
Alberto Rodríguez